In duelo, pérdida, vida

Ya hace unos años que las celebraciones de Navidad en nuestra familia sufrieron un parón, y se tuvieron que adaptar a que mi madre estuviese ingresada en una residencia debido a un Alzheimer mucho más avanzado de lo que nos pensábamos, y sólo pudiese compartir mesa con nosotros el día de Navidad y de Reyes.

Y pasaron a ser unas fiestas diferentes, menos alegres, pero aún así mi padre seguía preparando con esmero una pequeña manualidad que escondía algunas monedas, que en su nombre y el de mi madre obsequiaba a sus nietos, hijas e hijos, como aquel aguinaldo que se entregaba hace ya unos años a barrenderos, carteros, basureros y algún otro profesional como modesto regalo de Navidad.

 

Este año 2020 que está siendo duro, durísimo, para la inmensa mayoría de la sociedad será aún más especial para nuestra familia: no tendremos el aguinaldo, ya que mi padre falleció hace unos meses después de padecer un vertiginoso cáncer.

Estará presente en cada uno de nosotros con variada intensidad y emoción, y estará presente en las comidas, los dulces, el pan de Cádiz que devoraba y en las copas de cava, que siempre tenían un agujero, porque se vaciaban antes de tiempo.

Y lo haré también recordando todos aquellos otros instantes de vida a su lado y al de mi madre, momentos y experiencias que contribuyeron a crecer como persona. Pese a todo, miraré hacia adelante, orgulloso de todo lo vivido y de haber aprendido a su lado, y dándome permiso para sentir y sobre todo para seguir avanzando.

Porque más allá de las pérdidas, los miedos, las renuncias, la ansiedad y la incertidumbre de estos últimos meses, todos viviremos una Navidad diferente, en la que tendremos que demostrarnos a nosotros mismos nuestra capacidad de adaptación, de superación y de seguir pedaleando con más empeño que nunca.

Tal como decía Albert Einstein, “la vida es como la bicicleta, hay que pedalear hacia adelante para no perder el equilibrio”

Recent Posts

Dejar un comentario